Calcetines: Un regalo diferente para el día del padre

Sáb, 02/18/2012 - 13:33 -- admin

¡Regalar calcetines!, nunca se me hubiera ocurrido, sino fuera porque el otro día en televisión  vi a un importante ejecutivo del Fondo Monetario Internacional, el cual al llegar a una mezquita en Arabia Saudí acompañado de la familia real del país, como es preceptivo se descalzó los zapatos y.., ¡oh maldición!, su calcetín estaba horrorosamente decorado con un agujero en su dedo gordo.

Si por lo menos aquel ejecutivo hubiera llevado un calcetín de color o de un tejido agradable,.., pero no, tenía que llevar unos calcetines negros con agujeros y colocados al revés, sólo hubiera faltado que para arreglar la situación le hubieran entregado unos calcetines blancos.

Pero no, uno de los jeques le entregó unos calcetines rojos, de hilo italiano con una levísima línea en los mismos de color oro. Aquel ejecutivo cambió, ya estaba a la altura de sus anfitriones, los jeques.

 

 

Pocas cosas menos estilosas puede haber que un hombre desnudo en calcetines. Hemos arrinconado a esta prenda al fondo del cajón, a la zona oculta de la casa, tal se tratara del hermano innombrable que nadie quiere recordar. Pero ahí están haciéndonos compañía, dándonos calor en el duro invierno, protegiéndonos del sudor en verano.

Es al llegar el verano cuando decididamente lanzamos el calcetín a algún agujero oscuro de la casa, tratando de esta manera esconderlo de nuestra presencia. Pero irremediablemente volvemos a él. El calor del verano nos hace sudar los pies y las rozaduras de los zapatos en contacto directo con la piel nos recordará de nuevo a nuestra fiel prenda, los calcetines.

Por ello he decidido que el día del padre el regalo será diferente, será original, serán calcetines.

Mi padre se merece algo más que la clásica corbata, esta sí que tiene un lugar preeminente en el armario, o la tradicional botella de vino, que se beben los amigotes.

El regalo para mi padre será de los que le hagan sentirse como un dandi, tanto si lleva mocasines, como si lleva zapatillas. Sí, mi padre se ha comprado unas Kawasaki, él que  hasta hace un mes pensaba que Kawasaki además de una marca de motos, era una isla de Japón.

Basta ya de regalos grises, basta ya de regalos que igual pueden ser para tú padre o para el vecino del sexto. Se acabaron los regalos sin riesgo, se acabaron los regalos monótonos o absurdos. Sí,  absurdos, esos regalos que tu padre tras recibirlos y darte un afectuoso beso, los coge, se levanta sin rumbo de la mesa y con el objeto en la mano se pregunta  “ ¿qué hago yo con esto, donde lo pongo?”.

Quiero que este año mi padre cuando abra el regalo, vea algo que le haga exclamar, que le entren ganas de probarlo, que le haga pensar con qué lo va a combinar.

Y que esa noche cuando se vaya a la cama, en el suspiro de tiempo que pasa entre que se desnuda y se pone el pijama, en ese preciso instante en el que de refilón se vea en el espejo totalmente desnudo, sólo con unos calcetines en los pies, no rehúya como siempre la vista que el espejo le devuelve. Se dé media vuelta, se mire de frente y piense que es el padre más afortunado del mundo, porque le han regalado lo mejor.

El confort y la elegancia para sus pies.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
¿Eres una persona o un robot?